Divorcio, cierre de etapa - 2BePart
12 diciembre 2019 2BePart

Divorcio, cierre de etapa

Hoy contamos en el blog de 2BePart con una invitada muy especial, Miriam López Maqueda, abogada especialista en Gestión Legal y Emocional de procesos de Divorcio y cofundadora de Separación Responsable.

Invitada a el blog de 2bepart Miriam López

 

Para comenzar algo nuevo es necesario cerrar de la mejor manera la etapa anterior.

Cerrar una etapa significa poder dar comienzo a algo nuevo, construir sobre el respeto y el agradecimiento por lo que hemos vivido, lo que hemos moldeado juntos…unos hijos en común.

La despedida es dura, nos despedimos no solo de la persona, nos despedimos por aquello que ya no vamos a vivir juntos, por todo lo imaginado, lo soñado…

En la vida existen muchas despedidas, nos decimos adiós como pareja pero también como compañeros de trabajo, como amigos, nos despedimos de familiares que se van de este mundo.

Todos en algún momento vamos a vivir una despedida. Es muy importante aprender a cerrar bien  las cosas para poder comenzar de nuevo, una nueva etapa.

En todos estos años acompañando a familias he aprendido una gran lección “los divorcios terminan cuando tenemos la capacidad y la honestidad de desear lo mejor a la otra parte“, es en ese preciso momento, cuando se pone PUNTO Y FINAL.

Este es el BUEN CIERRE, estar en paz con el otr@, sentir que ya no tienen  cabida el rencor, el reproche, la ira ha dado paz a la calma.

Los hijos que compartimos siguen creciendo y es necesario que los acompañemos desde ahí, el respeto hacia ti como PADRE o MADRE que siempre serás aunque nuestro vínculo como pareja ya no exista.

Lo que llega a nuestras vidas se puede interpretar de mil maneras, podemos elegir aprender y crecer con lo que nos ha pasado o podemos estancarnos y quedarnos a vivir en el perpetuo rencor, es cuestión de elegir lo que nos hace bien.

Estar por encima del conflicto es posible, quedarnos con los mejores momentos no es fácil al principio pero se consigue.

Fueron instantes de vida compartidos en los que fuimos testigos del nacimiento de nuestros hijos, milagro absoluto y al que le debemos respeto.

La vida va pasando, más deprisa de lo que nos imaginamos y el tiempo nos convierte sin darnos cuenta en personas distintas, nuestros valores, necesidades y percepciones cambian.

Podemos mirar con ternura al pasado y agradecer que, en parte, somos quienes somos, por todo aquello que hemos vivido juntos.

Mencionó para terminar a Joan Garriga “Una relación concluye sanamente cuando con el tiempo necesario, en el interior vuelve a fluir el amor desde otro lugar y en el exterior quedan claros los límites”.

, , ,